Cuatro consejos para evitar quebrar tu negocio

Cuatro consejos para evitar quebrar tu negocio

Cuatro consejos para evitar quebrar tu negocio

Por nuestra actividad de diseño web nos topamos con muchos comercios nuevos que realmente no tienen en cuenta la FINANCIACIÓN VS INVERSIÓN lo cual es un riego a corto plazo. En estos tres consejos encontrarás cuatro simples ejercicios comerciales que te evitarán un gran dolor de cabeza… o cerrar tu comercio.


1- Es importante hacer revisiones semanales de los estados financieros

“Puedes encontrarte con que las cifras no cuadran porque el negocio va mal o por un error de cálculo en tu plan de negocio. De ahí que debas repasar la cuenta de resultados mensualmente, compararla con el plan de negocio y estudiar por qué se producen las desviaciones”.

(Ignacio Bao, fundador de Bao & Partners)

 

2 -Calcula la amortización de todas tus inversiones

No se pueden hacer las inversiones por impulso, sin medir el objetivo y la amortización de todas ellas. ¿Te has preguntado, por ejemplo, si para empezar con tu actividad tienes que adquirir todos los recursos que vas a necesitar o si podrías hacer muchas adquisiciones de manera paulatina viendo las expectativas de crecimiento de tu empresa? Tienes que empezar por ahí”.

(Ana Martínez Tanco, fundadora de Martan)

 

3 – No te apures por crecer desmedidamente

“Deberías abordar un proceso de crecimiento sólo cuando tengas un modelo de gestión definido, estable y fiable y te acompañe una clientela afianzada y muestres una capacidad para seguir manteniendo o mejorando tu cifra de negocio con los mismos patrones de calidad. Crecer implica financiación, recursos humanos y mayor dificultad de gestión. Es una decisión complicada y no exenta de riesgos”.

 

4 – Si no vas a poder pagar… ¡no contrates!

“Vamos a ser coherentes, que luego vienen los remordimientos. Si tu empresa no tiene volumen todavía para contar con un trabajador más en plantilla para que se encargue de un área concreta que necesita apoyo, subcontrata ese servicio hasta que puedas pagar a un empleado propio. Por un lado, vas a reducir los gastos, sin renunciar a obtener servicios de valor contratados a terceros. Por otro, no le vas a hacer perder el tiempo… y el esfuerzo ¡a nadie! Es fundamental saber los recursos humanos que debes de emplear en cada departamento y no crear falsas expectativas cuando estás empezando. Piénsatelo dos veces antes de cometer este error. No confundas un pico de producción con una necesidad a largo plazo de tu empresa”.

(Javier García y Miguel Ángel Lubián, fundadores de Instituto CIES).

Fuente: www.emprendedores.es

MiOfertaHoy.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: